Abrimos el número cuarenta con un ensayo del pensador inglés Nick Land, mudado a Shanghai, y un comentario inicial del mismo por el editor de librevista. Tan inicial es que nos obliga a continuar estudiando.